Utilización de cookies propias y de análisis

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.

Cómo configurar Aceptar
20 de octubre de 2010 - Blog - Autor: Inma Flor
La escuela como túnel del tiempo

El fin de semana pasado tuvo lugar uno de los eventos 2.0 más interesantes de los últimos meses, el Global Education Forum 2010 (GEF10) , con ponentes tan imponentes -permítanme la cacofonía- como Marc Prensky, inventor y diseñador de juegos, y Richard Gerver,  director de  Happy Secrets, entre muchos otros.

A lo largo de estos dos días se habló largo y tendido sobre cómo las nuevas tecnologías están cambiando la educación. Y, sí, la educación está cambiando, pero no el sistema educativo. Permítanme reflexionar sobre ello, no como experta en la materia, ni siquiera como implicada, sino como “tocapelotas” profesional que no entiende demasiadas cosas.

Veamos. Tenemos unos alumnos que juegan con videojuegos, tienen una Second Life, manejan diariamente el móvil para más acciones que la de responder o mandar sms -como hacemos los decanos-, tienen perfiles en redes sociales y asumen el ordenador como algo inherente a su devenir diario –nosotros, como algo inherente al curro-.

Así las cosas, resulta extravagante que, cada mañana, nuestros hijos entren en las aulas de sus respectivos colegios y asuman con tanta naturalidad su entrada en el túnel del tiempo, como afirmó Bernardo Hernández , director de marketing de consumo de Google, durante su charla en el GEF10. Ante semejante afirmación, las risas fueron clamorosas. Los asistentes no podíamos estar más de acuerdo y nos preguntábamos perplejos por qué no lo habíamos pensado antes.

Justo entonces, muchas preguntas sin respuesta recorrieron cual fantasmas nuestras cabezas: ¿por qué las instituciones no hacen nada al respecto? ¿por qué en la mayoría de las aulas se sigue enseñando como se hacía 150 años atrás? ¿por qué el tan cacareado 2.0 no se instala definitivamente en las aulas y se adecuan los métodos educativos a los nuevos tiempos?

Resumiendo, el aprendizaje desborda hoy los límites de las aulas, los alumnos de hoy son nativos digitales que integran hábitos y usos diferentes con un pie en el pasado, nuestro sistema educativo. No sé si es miedo, pereza, falta de inversión o todas a la vez, pero es bueno, como mínimo, cuestionárselo.

Imágenes:

Pizarra Simpson. Addletters

Pizarra clase:  Código racional


2 comentarios en “La escuela como túnel del tiempo”

  1. elena borrega dice:

    hace unos cuantos martes estuve cenando en casa de mi hermana, madre de mis ya talluditos sobrinos. mi cuñado venía de la reunión de padres de alumnos. parece que mi sobrino (12 años) va a disponer de un ordenador, cada alumno de uno, y las pizarras serán electrónicas y los alumnos estarán conectados a la pizarra!! a mi hermana le mandarán los (supuestos) suspensos por sms para evitar las falsificaciones de mis tecnológicos sobrinos. y estoy hablando de un colegio/instituto público. lo alucinante y en lo que estoy de acuerdo con tu entrada es que me llamase la atención y pensase yo “¡qué modernos!” dando por hecho ese viaje en el tiempo del que habla el mencionado director de marketing. pero creo que mi reacción tuvo que ver con la tan manida crisis y la de veces que he escuchado la frase “no hay dinero” cuando he pedido cosas mucho más baratitas, como que compren un libro en la biblioteca de la facultad en la que trabajo. a lo mejor no tener dinero para un simple libro en papel (no ya un ipad, señores!) es el mayor viaje en el tiempo.

  2. Inma Flor dice:

    Estoy de acuerdo contigo: si nos sigue sorprendiendo es porque no es una situación normal. Un hecho así, sigue siendo mediático y eso, no lo olvidemos, crea muchos intereses y ganas de participar (formar parte).

(requerido)

(no será publicado) (requerido)



>
enviar comentario

Imperfect as they are

15 de octubre de 2010 - Autor: Oscar Alcaraz

Pandemia 2.0

28 de octubre de 2010 - Autor: Inma Flor