Utilización de cookies propias y de análisis

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.

Cómo configurar Aceptar
23 de junio de 2014 - Blog - Autor: Amaya Uscola
PIJAMA PARTY: 9 normas de etiqueta para la fiesta de la vida freelance

II. Dress code. Leones o tiburones.

Lunes. Quién lo diría. Que es lunes y tú andas con muchas ganas de currar. Y no porque hoy te sientas inspiradísimo, recién vuelto con tu agencia de hincharte a Leones en Cannes (enhorabuena a los premiados, aprovecho para saludar), y de quedarte sofronizado por las epatantes charlas de los talentos que más admiras de tu profesión, sino porque habíamos quedado en que ahora trabajas como freelance y quieres que este sea un lunes laboral. No que para ti este sea un lunes sin un mal briefing que llevarse a la boca ya que no, no has ido a Cannes, pero tú qué vas a ir. Miras al cielo y lo ves azul. De un azul como cubierto por una bonita capa de mierda, que te da igual si es dióxido de carbono o si es la nube de contaminación que condensa últimamente los suspiros más negros de España. Porque el diablo del victimismo y la resaca de un fin de semana metido en casa, acaban de crear una joint venture para liarse a gritos en tu interior: “¡Buuuuuu! ¡Eres guayless!.¡Buuuuuu!”. Loop.

Pues no. Tú te rebelas. Sigues siendo igual de guay. Guayigual. Los festivales te siguen importando, lo sabes porque los sigues, e incluso aún tienes esos sanos sentimientos ambiguos al respecto. Como los que tenías en tu agencia. “¿Guayigual?”,   la cosa sigue…”¡Buuuuuuu!”.  De pronto sientes un exacerbado FOMO. Fear Of Missing Out. En la web del Cannes Lions ves una foto de un creativo levantando un León y es cómo ver la foto de un castillo escocés, que te entra reuma con sólo mirarla. ¡Qué pena te das!. Este lunes de nube negra, lo que más bajón te da es ponerte a rumiar que en primero de trainee, tu veías aquel anuncio de The Economist, el de “I never read The Economist. Management trainee 42”  y te flipaba. Y hoy echas cuentas y descubres con horror que justo ahora tienes 42 años, y te vuelve esa sensación de estar todavía esperando que alguien descubra tu talento. Si bien con suerte ni siquiera tienes 42 años, si esa es tu sensación, está claro que eres creativo. Porque tu tolerancia a la frustración es flojina flojina. Claramente, hoy tu dress code para esta Pijama Party no es el modelo León.

Tranquilo, que hay más opciones al dress code “Jersey 100% pura lana de oveja negra”.  Lo primero es tener claro que trabajando como freelance, tendrás la misma obligación de parir ideas para campañas que merezcan leones de oro y cuernos de unicornio, si bien, eso es francamente difícil que ocurra. Ya en una agencia tenías en contra un cúmulo de factores como el briefing, el presupuesto, el momento, la producción y la suerte, pues trabajando por proyectos, como externo y en un tiempo limitado, nunca vas a controlar ninguno de esos factores. Es lo que tiene ser free, asúmelo, porque  tampoco es tan malo. Quizá ni siquiera tiene por qué ser tan imposible. Dependería tanto de tu implicación como de la generosidad de los otros implicados. Si es muy importante para ti, sigue jugando y piensa en todos los avances que se han hecho persiguiendo un imposible.

Y aquí es donde entra mi consejo en este post. A ver amigos, eso de que alguien molaba más cuando nadie le conocía queda fenomenal en boca de un hipster en el Sónar, pero como nadie conozca y confíe en tu trabajo como creativo freelance, a tu fiesta van a venir menos invitados que a la convocada por una tribu de jíbaros. Por eso, el consejo de este post es que aunque trabajes como freelance, no te pierdas la parte inspiracional de los festivales para no perder nivel, reciclarte en tiempo real y seguir haciendo un buen trabajo. Internet iluminará tus pasos. Investiga online. O iluminalos tú y vuelve a lo analógico, que porque seas freelance no tienes que renunciar a personarte en un festival que te interese. Si vas, aprenderás también lo que significa ir por tu cuenta. Créeme, ahora que nadie te lleva, elegirás muy mucho donde vas y donde dejas de ir para inspirarte. Encima tendrás la ventaja de elegir también con quién vas y con quién dejas de ir. Bien ¿no?  A veces un poco de pasta basta, para ir a festivales como el Día C, por ejemplo. Por hacer proselitismo que no quede.

¿Qué el dress code Leones sigue sin convencerte? Ningún problema. Igual que está el que es de letras y el que es de garabatos, está el que es de darlo todo por los festivales y el que no. Está el creativo freelance que hace su trabajo convencido de que lo que hace, lo hace profesionalmente bien, independientemente de poder acceder a festivales. Que no sufre el síndrome del miembro fantasma, de quién aunque se haya amputado el tema de la agencia y los festivales, mantiene un área dedicada a ellos en su cerebro que le hace sentir que todavía están ahí. Este creativo tiene otro dress code para asistir a Pijama Party, que llamaremos “Tiburones”. Enlazando con lo escrito anteriormente en este blog sobre su lugar en la mesa, es el creativo que da más valor a la movilidad que ha ganado, y si le sacas una conversación profesional preferirá el color de tus viajes como tema. Te hablará de que limpiar océanos mientras trabajas en remoto es la mejor operación bikini. O te dirá que prefiere dedicar sus recursos extra a trabajar de vez en cuando desde algún lugar donde se pueda nadar con tiburones.

Leones o tiburones. Cuestión de gusto.

Nota: este blog está gamificado. El juego consiste en encontrar en cada post 3 antiguos slogans, sacados del antiguo juego Slogan de los spots publicitarios. Los slogans y marcas del primer post eran:

Ocaso. Seguros de sol a sol.

Maurice Lacroix. El arte de pulsera.

Paco Rabanne. Hacerlo inolvidable es cosa tuya.

En este post debes encontrar slogans (por usar el término del juego) de las marcas:

GIOR, KODAK y ACEITE DE SOJA.


(requerido)

(no será publicado) (requerido)



>
enviar comentario

Nice to meet you

17 de junio de 2014 - Autor: Víctor Sarrià

Pijama Party: 9 normas de etiqueta para la fiesta de la vida freelance

7 de julio de 2014 - Autor: Amaya Uscola