Utilización de cookies propias y de análisis

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.

Cómo configurar Aceptar
30 de noviembre de 2014 - Canal c de c | encuentros
Rafa Gil y Relaja el coco. Encuentro en el tercer miércoles

Rafa Gil, director creativo de Kitchen, venía a Encuentros en el Tercer Miércoles a hablar del humor, o mejor, de su humor, de las cosas que le provocan una carcajada o una sonrisa a él, y no necesariamente a otros. Para este creativo, el humor, que por desgracia se está perdiendo, es un ingrediente imprescindible para la publicidad.

En ocasiones, no se utiliza el humor, según él, porque se considera que rebaja la imagen el producto. “Hoy en día los clientes se creen todos premium y no consienten que se hable de su producto en tono de humor, hay cierto recelo y miedo”, dijo. “En nuestro país se utiliza este registro sólo en campañas que anuncian productos livianos o fresquitos”. A modo de ejemplo se refirió al spot de Fever de Guti y al de cerveza Amstel Radler (pero sólo la de limón, matizó)

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Gil recordó que antes había más agencias que trabajaban con el humor como ingrediente base, porque hay un lado muy positivo en hacerlo. “Con humor podemos decir lo que sea y exagerando los contextos o las situaciones, siempre se triunfa”, asegura. La campaña de Old Spice es un caso claro de que esto es así.

Imagen de previsualización de YouTube

Para Gil, el humor se ha chabacanizado y en la actualidad la comunicación comercial mantiene un tira y afloja  con el humor o con el que él denomina casi-humor. “Lo que pretende ser gracioso, es simplemente correcto. Una pena muy grande para mí”, afirma. Confiesa también que le frustra mucho no poder llevar  a cabo todo lo que tiene en la cabeza.

El director creativo de Kitchen mostró varios ejemplos de publicidad dónde el humor está muy presente. Se trata en todos los casos de publicidad americana.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

¿Pero entonces dónde está el humor?, preguntó a la audiencia. El mismo respondió: “En Internet. La red es un medio en el que no hay miedo y en el que todo es posible. Aquí los ejemplos son interminables y por ello hay que saber desglosar el humor en este medio”. Para encontrar esas joyas que es posible ver en internet existen, según Gil, dos caminos: Pertenecer a una comunidad freak, o sentir un impulso irrefrenable por la búsqueda del absurdo.

Algunos de los hallazgos de alguien que, como él, siente ese impulso:

Los memes. Circulan muy rápido por Internet.

9Gag, 4Chan.

Los Sketch. Se recomiendan y se comparten entre comunidades

Funny or die, Will Ferell

Páginas especializadas en humor que también se comparten en las redes

El Mundo Today

Redes sociales. Se recomienda seguir las redes sociales y en particular Twitter como creativo y no como un mero espectador. También hay que visitar las páginas web personales,  Youtube,  la red social Tinder o el submundo de Facebook, todos ellos grandes almacenes de humor.

 

Antes de finalizar, Gil habló de la ironía y afirmó que detrás de ella no hay superioridad intelectual. Es más, confesó que en él el lado irónico se forjó en su infancia y gracias a ver la teletienda. Para terminar Gil se lamentó de que sea necesaria esa búsqueda por la red y deseó que español medio recuperara la cultura del humor, sin pudor y sin miedo.

“La corrección debe de estar al servicio del entretenimiento”, concluyó

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

La segunda intervención estaba a cargo de Relaja el coco, un estudio de diseño radicado en Madrid que se ha hecho un nombre en el terreno de las infografías. “No hemos venido a hablar de nuestro trabajo, estamos aquí para contar cómo trabajamos”, Francesco Furno y Pablo Galeano, fundadores de Relaja el coco, al inicio de su intervención, y después de mostrar un vídeo de un día de trabajo en el estudio, en el que quedaba de manifiesto que la felicidad es marca de la casa.

Tres slides les sirvieron a este dúo de diseñadores gráficos, para hacer un breve recorrido por su trayectoria. Mientras Furno iba desgranando  su historia de “amor”, Gaelano, por su parte, demostraba su habilidad haciendo un dibujo alusivo a momentos clave de su relación profesional. Cada momento tenía un título: “Desde 1985”, “Ilusión, disfrute y bacón frito, bacón bacón frito” y Ghhhhg lowqfln adofinb”

 

 Print

Desde 1885

Furno y Galeano se conocen en noviembre del 2006 en un curso de diseño gráfico en el IED de Barcelona. Pocos meses después, en marzo del 2007, nacio la idea de Relaja el coco, un estudio especializado en infografía, lettering y una exquisita dirección de arte. Desde entonces no han parado de trabajar compaginando el trabajo del estudio con la docencia en el IED Madrid.

Tanto Galeano como Furno afirman que en la actualidad sus proyectos son un 75% para clientes internacionales como Men’s Health, Billboard, Pocko People (BBC), y un 25% españoles como Vueling, Cerveza Moritz, IED, BBVA, entre otros. En palabras de Furno, el trabajo del estudio se ha entrado más en el extranjero porque los clientes pagan más, te respetan más y tienen las ideas claras.

 

Print

“Ilusión, disfrute y bacón frito, bacón bacón frito”

Los fundadores de Relaja el coco saben que su trabajo es digno de admiración y aunque se definen a sí mismos como diseñadores gráficos, afirman que apuestan en cada uno de sus proyectos por un excelente estilo de ilustración, por un buen manejo tipográfico y, sobre todo. una gran capacidad de síntesis y composición de las líneas rectas.

Los dos han estado siempre de acuerdo en no renunciar a la felicidad en el trabajo. “Respetamos nuestros ideales, intentamos jugar con el cliente, investigamos mucho, bocetamos siempre por separado y luego buscamos los puntos en común, cuidamos los detalles y somos maniáticos a más no poder”, reconocen.

Según sus palabras es muy importante no confundir los serio con lo solemne porque si no sólo se realizan trabajos simplemente correctos . “Nosotros apostamos por lo racional pero manteniendo un punto infantil; es decir, puro”, confiesan

 

Print

Ghhhhg lowqfln adofinb

Utilizaron este tercer título (ilegible) para explicar que los dos son muy inquietos y que ahora mismo desconocen cuál va a ser su evolución. Quieren apostar por nuevos proyectos y trabajos que les enriquezcan conociendo nueva gente y disciplinas. Su último desafío se centrará en la realidad virtual pero manteniendo su espíritu, concluyen.

 

Carlitos, Ramón Piqué y Jorge Virgós

17 de noviembre de 2014

Baimu, Wete y Rafa Goicoechea

30 de noviembre de 2014