Utilización de cookies propias y de análisis

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.

Cómo configurar Aceptar
19 de abril de 2017 - día a | día c | Noticias
Reset C: Criaturas extrañas, fútbol y un representante ‘de pega’

El diseñador Wences Sanz presentó un año más su selección de jóvenes talentos para Reset C.  Una sección que nació 7 años atrás “con la idea de incorporar un contenido un poco diferente al Día c, introduciendo diferentes disciplinas relacionadas con la publicidad, como la fotografía, el diseño, el arte…”, explicó el diseñador. En esta ocasión, los jóvenes elegidos para mostrar su trabajo en el c de c 2017 fueron los ilustradores Alicia Martín y Jorge Lawerta, el director de arte y diseñador gráfico Sergio Rabanal y la fotógrafa Silvia Grav.

 

Alicia Martín, ilustradora y concept artista, explicó que aunque sus comienzos fueron en publicidad, también trabajó como diseñadora durante varios años hasta que decidió marcharse a Nueva York y adentrarse en el mundo artístico. Durante su exposición, mostró algunos de sus trabajos:

Oddities: “una colección de imágenes abiertas y abstractas para dejar volar la mente del espectador”, según explicó.

Digital Dreams: una serie protagonizada por personajes oscuros e inquietantes realizada para festivales de música.

Reminiscence: una instalación artística en la que se combina pintura digital, vídeo proyección y pintura al óleo.

Lucid dream (continuación de Digital Dreams): una serie protagonizada por criaturas inventadas.

Unborns: una colección de pinturas digitales de seres extraños no natos que pueden convivir como serie pero también de forma independiente.

Y por último mostró varias portadas de discos realizadas para músicos de jazz. Su conclusión final fue que “todos los retos te hacen crecer y evolucionar”, dijo.

 

Sergio Rabanal, director de arte y diseñador gráfico, empezó diseñando servilletas de papel hasta que se introdujo en el mundo del motion graphics y de la animación. Hace un par de años creó Massif Studio donde empezó a diseñar portadas de discos y logotipos. Entre los trabajos que mostró en su exposición destacó el realizado para la revista Yorokobu, una numerología inspirada en músculos y huesos de la que posteriormente nació Typogratomy, una colección de letras basada en la misma idea. Contó también que lo que más le gusta hacer es diseñar la identidad visual de marcas y puso como ejemplo la realizada para GafaVintage.com, inspirada en la estética de los años 40 y 50. También mostró la portada creada para un disco del cantante Juan Zelada (Be Somebody) y un trabajo realizado para Nyx Professional Makeup. Para finalizar su exposición dijo que todos los trabajos que había realizado a lo largo de su carrera le habían servido para mejorar. Y añadió: “Siempre he intentado hacer lo que me gusta”.

 

Jorge Lawerta, ilustrador, trabajó 3 años en una agencia de Valencia hasta que decidió marcharse a Nueva York a empezar de nuevo, esta vez como diseñador. Posteriormente se trasladó a Buenos Aires donde, tras un periodo de inactividad, decidió realizar su primer proyecto personal de lettering inspirado en el mundo del fútbol, una de sus mayores aficiones. Contó que fue a partir de entonces cuando su trabajo empezó a tener notoriedad, lo que acabó por traerle de nuevo a España para trabajar con el Levante CF. Para terminar su exposición comentó que hace un tiempo decidió crear su propia marca de camisetas, Goolbridge, inspirada en el mundo del fútbol. Y como conclusión señaló: “Si consigues trabajar en lo que te gusta es más fácil llegar a la gente”.

 

Silvia Grav, fotógrafa, cerró esta sección narrando también su trayectoria profesional y mostrando algunos de sus trabajos. A sus 23 años de edad lleva 5 en la profesión y desde hace 3 vive entre Madrid y Los Ángeles. Empezó Bellas Artes en Madrid y al año lo dejó. Hacía fotos por afición hasta que un día se dio cuenta que su trabajo se había convertido en viral gracias a su blog. “Empezaron los encargos y la fama”, comentó.  Y, de hecho, a los pocos meses le llegó un correo diciendo que había ganado un premio y que, con ese motivo, la invitaban a exponer en Nueva York. De allí se marchó a Los Ángeles, ciudad que a los tres meses quiso abandonar porque se había quedado sin dinero, “pero entonces apareció Lexus (la marca de automóviles)”, dijo, y comenzaron los encargos. Para finalizar, Silvia Grav expuso lo que ella misma bautizó como el Top five de sus cagadas, “cosas que a lo mejor no debería contar”, apostilló: como cuando utilizaba la luz de pantallas antiguas de tv y lámparas de Ikea para iluminar sus fotos o que solo tiene un objetivo Sigma con el que trabaja casi desde sus comienzos. También que trabaja en JPEG porque como al principio no tenía dinero para comprar discos duros no podía utilizar otros formatos, como el RAW; o que para aparentar llegó a fingir tener un representante, al que puso el nombre de su madre, algo que en cierta forma acabó siendo real, ya que, con el tiempo, ha acabado trabajando para ella, gestionándole las cuentas.  Y como conclusión de su exposición señaló: “Hay que creer mucho en lo que quieres hacer”.

 


o
Donde: Kursaal. San Sebastián

El Festival Blanc, en Madrid

12 de abril de 2017