F. García

Creativo o Community manager. Murcia o Madrid.

Describirse, por breve que sea, es más que complicado si uno lo quiere hacer de forma sincera, pero:Soy muy habladora, siempre con una sonrisa (aunque de lagrimilla fácil). Muy observadora. De esas que ven el detalle que nadie más ha visto. Se podría decir que caigo bien, ¿no?

Murciana de a pro, estudiante en Madrid. Creatividad proyectada en la publicidad en busca de un mundo mejor (ojos que ven, corazón que siente). Me apasionan los retos, el cambio constante, la observación y la música y el cine más allá de cualquier género.

Idiomas

  • Inglés Alto
  • Francés Medio

Herramientas

  • Photoshop Diseño
Portfolio

Al tiempo que Snapchat intentaba relanzarse en España con grandes lonas en Plaza de España, mi equipo y yo le dimos una vuelta de tuerca y nos enfocamos en otros aspectos sin necesidad de cambiar demasiado la parte visual. ¿Con qué campaña te quedas? ¿La original o la buena?

Formación

Formación

Experiencia laboral

Experiencia laboral

Concursos y premios

Concursos y premios

Formación

Formación

  • 2017 - Actualidad

    Publicidad y Relaciones Públicas

    Grado - Universidad Rey Juan Carlos
Experiencia laboral

Experiencia laboral

  • 01/2018 - 06/2018

    Community Manager

    Community Manager - Prácticas - Helsinki España
Concursos y premios

Concursos y premios

Inquietudes

Desde pequeña me he rodeado de medios: me embobaba con la televisión, escuchaba todas las mañanas la radio, leía todo tipo de prensa y revistas con mi madre. Pero llegados a este punto de mi vida he decidido que no me quiero quedar ahí. Por eso mis inquietudes se podrían resumir en: museos, cine, tv, música, revistas y moda.
Sin embargo, con la irrupción del concepto del RSC en mi vida, reconozco que ahora tengo también el foco en organizaciones cuyo propósito sea el de crear un mundo mejor.

Experiencias fuera del sector

Como no paro quieta, he estado trabajando estos años en el sector de la hostelería. La primera vez en la famosa cadena Telepizza y en la segunda ocasión como camarera en el típico bar de pueblo (¡arriba ese carajillo!). En ambos trabajos he demostrado tener mucha más paciencia de la que pensaba poseer. El don de gentes lo he potenciado por mil y el trato con el cliente en situaciones conflictivas también se ha convertido en otra de mis armas. Por no hablar del trabajo en equipo.