Inició su experiencia profesional en los años 80, como auxiliar de dirección en Dulces horas (1981), a las órdenes de Carlos Saura y con su padre, Elías Querejeta, como productor. Más tarde, después de terminar la carrera de Geografía e Historia, tuvo la oportunidad de dirigir Tres en la marca (1988), un mediometraje dentro del proyecto colectivo Siete huellas, por el que fue reconocida con el Premio Teatro Arriaga de Bilbao.

Posteriormente realizó junto a Nacho Pérez y Jesús Ruiz el documental El viaje del agua (1990), premio Goya al Mejor cortometraje en 1991. En 1992, presentó en la 37 Seminci de Valladolid su primer largometraje, Una estación de paso, ganador del Premio especial del jurado.

Siguieron varios largometrajes, entre los cuales los más destacados y premiados fueron El último viaje de Robert Rylands (1996), Cuando vuelvas a mi lado (1999), Héctor (2004) y Siete mesas de billar francés (2007). En 2008, recibió el premio Ciudad de Cuenca del Festival internacional de cine de mujeres en dirección, en reconocimiento a su trayectoria. Y en 2013, la Biznaga de oro a la Mejor película y otros tres premios en el festival de Málaga, por 15 años y un día.

En los últimos años ha dirigido Felices 140 (2015), Canasta (2018), Ola de crímenes (2018) e Invisibles (2019), además de varios documentales para TVE y para la serie El ojo de la cámara.

28 marzo. 12:20