Sé tú mismo, yo soy Carmela

Equilátera Publicidad & Grupo Gastronómico Carmela

Para poder votar, debes ser socio. Si lo eres, loguéate.
6 puntos
Scroll

Sé tú mismo, yo soy Carmela

De entre toda la multitud de acciones que hemos realizado y que seguiremos haciendo a lo largo de 2019, queremos destacar – por el impacto que ha supuesto para el cliente a nivel de notoriedad y conversión- la campaña de publicidad que pusimos en marcha el pasado mes de noviembre con motivo del lanzamiento de la nueva marca.

Desde el principio tuvimos claro que tenía que ser una campaña atrevida, que diese un golpe encima de la mesa (nunca mejor dicho) y estuviese en boca de todos, que rompiera con lo que el grupo había hecho hasta la fecha – creativamente hablando- pero, sobre todo, que tuviese alma, que contase una historia y no sólo fuese un reclamo publicitario.

Queríamos dotar de personalidad a la marca. Si fuese una persona ¿qué tipo de persona sería Carmela? Es más, ¿con qué tipo de personas nos sentimos realmente a gusto y queremos estar? Con aquellas con las que podemos mostrarnos tal y como somos, ser nosotros mismos, sin pelos en la lengua, con quien mantendríamos una relación de confianza, con quien somos naturales y sinceros.

Y justo así es Carmela, la ‘abuela’ de la familia: una mujer trabajadora, luchadora y con unas ganas de reír y hacer reír que nos fascinaros a todos desde el principio, por eso bien merecía que fuese la auténtica protagonista de esta historia.

Nadie mejor que ella podía encarnar la autenticidad de quien dice siempre la verdad, al mismo tiempo que servía de reclamo para hablar de cocina de una forma natural, auténtica y creíble. Y así surgió la idea de crear una campaña en la que se utilizaran frases, refranes y expresiones populares relacionadas con la gastronomía pero cuyo significado se asociara precisamente a eso: a comportarse de un modo natural, a reivindicar ser uno mismo en cada momento.

Buscábamos dignificar la sencillez, la familiaridad, el sentirse como en casa aunque estemos comiendo fuera de casa. Frases del tipo ‘Me tienes frito’ o ‘No metas la gamba’ ejemplificaban muy bien esa idea, al tiempo que suponía un reclamo visual muy potente.

El broche final lo pone, claro está, la auténtica Carmela, la de verdad, cuyas manos, sonrisa y cariño diciendo ‘Sé tu mismo, yo soy Carmela’ dan verdadero sentido a este proyecto.

Play

Sé tú mismo, yo soy Carmela