Dejarse guiar por la intuición.

Algunos dicen que es un criminal del grafismo. Pero su delito no es más ¡ni menos! que haber dinamitado los cimientos del diseño gráfico para adentrarse en nuevos territorios.

Scroll

David Carson, el diseñador americano que cambió el concepto de dirección de arte, no llegó a responder directamente a la pregunta de ¿Cuánto vale una idea?, pero a cambio realizó un recorrido por parte de su obra gráfica.

Carson defendió la ilegibilidad de sus textos y sus abigarrados layouts, asegurando que “no hay que confundir legibilidad con comunicación; cualquier pieza comunica mucho antes de que la gente empiece a leer, y, por contra, la legibilidad de un texto no garantiza en absoluto la comunicación”.

Sus consejos a los jóvenes que quieren empezar en diseño gráfico fueron claros. Para él, la inspiración no está en los libros, sino en la calle. Animó a los jóvenes a abandonar sus sillas y a mover algo más que el ratón que sostienen en sus manos y les alentó a dejarse guiar por la intuición. “Que es uno de los elementos más importantes de este negocio”, señaló. “Todo el mundo la posee, pero no todo el mundo la escucha y hay que aprender a escucharla”.

 

Carson es director creativo y diseñador en R/GA. Su obra ha sido considerada como “el trabajo más importante procedente de América”, por la revista Ray Gun, y él mismo ha sido proclamado como el “director de arte de esta era”, por Creative Review.

Experimenta con las imágenes. Experimenta con las palabras. Su obsesión por la exploración de un arte “deliberadamente sin sentido” lo ha convertido en uno de los directores de arte más premiados del mundo.

Su trabajo es un empeño constante por capturar imágenes que escapan a las reglas convencionales del “buen diseño”. Ha plasmado su arte en artículos, fotografías e ilustraciones para revistas. Ha diseñado caracteres tipográficos y ha creado 25 frames por segundo para testar la respuesta del espectador en televisión… Siempre intentando llegar hasta los confines últimos del significado de las cosas para encontrar una nueva forma de relacionarse con el consumidor.

Testimonio de su obra como director de arte ha quedado recogido en las revistas Transworld Skateboarding, Ray Gun y Beach Culture. De su trabajo en esta última también queda constancia por sus más de 150 premios. En publicidad ha trabajado para Armani, AT&T, American Airlines, British Airways, Budweiser, Kodak, Levis, Nike, Pepsi, Prince, Sony, Warner Bros…