Una flor es una mala hierba con un presupuesto para publicidad.

Los humanos no pensamos en la manera en que creemos que pensamos

Scroll

 

Acudió a San Sebastián para hablar del poderoso papel que puede llegar a desempeñar la publicidad en el cambio de percepciones. Un valor incuestionable que se ha acrecentado en los últimos años gracias a los avances tecnológicos y del que dará cuenta en su intervención mediante la exposición de algunos casos.

Sutherland ha desempeñado toda su carrera en Ogilvy, donde entró como trainee en el departamento de cuentas de OgilvyOne, en 1988. Año y medio después pasó al área creativa, para trabajar como redactor. En 1997, fue nombrado director creativo y, desde 2005, ocupa la vicepresidencia de Ogilvy & Mather en Reino Unido.

Él mismo explica que, por casualidades del destino, entró en contacto con internet muy pronto, en 1987, cuando aún el uso de la red estaba reservado a unos pocos. Esta circunstancia le ha permitido ser testigo de primera mano de la evolución de internet desde su nacimiento. Algo que, unido a su interés por los temas tecnológicos y sus grandes cualidades de oratoria, le han llevado a ser conferenciante en diferentes foros y un habitual de la plataforma TED. Su trayectoria como creativo también le ha servido para ganar un considerable número de premios. Entre las marcas para las que ha trabajado figuran Amex, BT, Compaq, Microsoft, IBM, BUPA, EasyJet o Unilever.

Además, Sutherland es colaborador para temas de tecnología en The Spectator, la revista más veterana de habla inglesa. Ha sido presidente del jurado de marketing directo en Cannes y presidente del Institute of Practitioners in Advertising. Es profesor visitante en la Warwick University y, en 2012, fue doctor honoris causa por la Brunel University.

Play

c de c 2016. Rory Sutherland

Comparte2 min

Rory Sutherland

c de c 2016. Rory Sutherland